El estrés

Todos podemos padecer estrés en algún momento de nuestra vida.

El primer síntoma que experimentamos ante una situación de estrés prolongado es el cansancio, dejando nuestra piel sin color, con signos de agotamiento (ojeras o bolsas) y envejecimiento prematuro de esta.

El estrés se manifiesta, a parte de en agotamiento constante, en falta de apetito, dificultad para conciliar el sueño, entumecimiento de los músculos, falta de apetito sexual y cambios constantes de humor.

En nuestra piel puede presentarse en forma de descamación o picor, en este caso es recomendable la utilización de cremas calmantes como las que contienen Aloe Vera.

El estrés además de afectar a nuestra piel afecta también al estado de nuestro cabello, acelerando su caída, propiciando la aparición de caspa i psoriasis.

Es por eso que, aunque el mejor truco de belleza ante este gran enemigo, sería no padecerlo, eso es difícil de conseguir debido a las exigencias de nuestro día a día. Aún así podemos usar estos consejos que harán que mejoremos notablemente.

  • Ejercicio físico, especialmente el yoga, pilates y todos aquellos que incluyan respiración en sus técnicas de relajación.
  • Masajes, acupuntura, baños de aromaterapia o infusiones.
  • Y lo más importante, un cambio de actitud ante las situaciones que te están ocasionando el estrés. En muchos casos controlarlo es difícil y debemos acudir a un profesional que nos pueda ayudar.

 

 

A mi me va muy bien la practica del yoga, dado que es un buen relajante tanto para la mente como para el cuerpo. Fomenta la estabilidad mental y emocional.

Enviado porlidia (no verificado)on Mar, 04/09/2012 - 8:53pm

Respirar y alimentarse correctamente es fundamental para no sufrir estrés.

El Yoga, como comenta Cris, tambien es muy saludable, aunque hay soluciones más sencillas (y complementarias) como apagar la TV y relajarse leyendo un libro.