Propiedades y beneficios del Aceite de Granada

La granada es una fruta originaria de Asia rica en vitamina C, B5 y Potasio. El Aceite de Granada es altamente beneficioso para la piel por su alto contenido antioxidante, es un potente antiarrugas y ayuda a la regeneración celular, reparándola y cicatrizando las heridas. Además, sirve para todo tipo de piel, ya que hidrata la piel seca y evita la aparición de acné en las pieles grasas.

Su mezcla de ácidos grasos ayudan a mantener la piel saludable, suave y libre de irritaciones y favorece a la irrigación sanguínea, dando a la piel un aspecto muy saludable. Posee también propiedades anti-microbianas y anti-inflamatorias protegiendo de las agresiones externas, tales como la contaminación y los rayos nocivos del sol.

El aceite virgen de granada contiene hasta un 95% de ácido punícico, un compuesto poco frecuente que contribuye a regenerar los tejidos de la piel de manera natural. Este es uno de los principios activos que hace de este aceite un elemento insustituible para regenerar las pieles envejecidas, deshidratadas y arrugadas.